Archivo

  • 2017 (1)
  • 2016 (6)
  • 2015 (10)
  • 2014 (62)
  • 2013 (119)
  • 2012 (127)
  • 2011 (125)
  • 2010 (56)
  • 2009 (92)
  • 2008 (38)
  • 2007 (2)

POR UN NUEVO ESTATUTO DEL TRABAJO, LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES.

Por un nuevo Estatuto del Trabajo, las trabajadoras y los trabajadores.

La pérdida de más de 3.5 millones de puestos de trabajo entre el año 2008 y el2014 ha pavimentado el camino para el afianzamiento de unas relaciones de trabajo basadas en la inestabilidad y en la imposición condiciones indignas y paulatinamente degradadas. El trabajo precario se ha asentado como el nuevo modelo de empleo que sacrifica derechos de las y los trabajadores y refuerza los poderes del empresariado. Con el falso objetivo de reducir el nivel de desempleo, las sucesivas reformas laborales, en particular desde el año 2010, nos han llevado a un callejón sin salida, donde las y los trabajadores tenemos que elegir entre ser precarios o parados.

Pero es evidente que la precarización y degradación del trabajo asalariado no ha conseguido solucionar el problema del paro, que sigue colocando a España en el puesto más alto, junto con Grecia, del ranking de desempleo en Europa. En cambio las políticaslaborales precarizadoras han generado inestabilidad, han truncado trayectorias laborales y vitales, han llevado al exilio a miles de jóvenes, han convertido a magníficas/os profesionales en trabajadores pobres, han pauperizado a centenares de miles de familias, han obligado a numerosas mujeres a replegarse al ámbito de los cuidados o han permitido despidos injustos.

La gravedad de la situación nos coloca frente al reto de conseguir de manera urgente la recuperación cualitativa y cuantitativa del trabajo asalariado pero también de ser capaces de replantear las relaciones laborales, pero es evidente que la solución de esta situación limite ya no puede abordarse con la mera derogación de las reformas anteriores ni con la realización de reformas parciales del actual Estatuto de los Trabajadores. Las relaciones laborales deben ser replanteadas en su conjunto, en un amplio debate donde participen tanto los sindicatos como las patronales y la sociedad civil, para elaborar un nuevo marco normativo que asegure el Trabajo digno como derecho de todas las personas, bajo los parámetros de estabilidad, igualdad y no discriminación, dignidad y calidad de vida. Se trata de revertir décadas de degradación del marco normativo y de las dinámicas empresariales fraudulentas sin caer en la mera vuelta a un modelo tradicional de empleo marcado por la discriminación por razón de sexo, por la desvalorización del trabajo de los cuidados y por el mantenimiento de precariedad en los márgenes (jóvenes, personas con diversidad funcional, trabajadores/as mayores, etc). El objetivo de la nueva regulación del Trabajo debe ser la consecución del bienestar social y la creación de dinámicas de solidaridad, generando para ello un nuevo pacto social y reconociendo al Trabajo, ampliamente considerado, su valor fundamental en el marco de un Proceso Constituyente.

http://www.izquierda-unida.es/sites/default/files/doc/Por_Un_Nuevo_Estatuto_Trabajadores.pdfPor_Un_Nuevo_Estatuto_Trabajadores