Archivo

  • 2019 (12)
  • 2018 (5)
  • 2017 (2)
  • 2016 (6)
  • 2015 (10)
  • 2014 (62)
  • 2013 (119)
  • 2012 (127)
  • 2011 (125)
  • 2010 (56)
  • 2009 (92)
  • 2008 (38)
  • 2007 (2)

QUÉ SABES DEL PLAN BOLONIA

Para indagar acerca del E.E.E.S, nosotros los estudiantes, hemos encontrado verdaderas trabas. Hay un vacío informativo sustancial al respecto que nos hace preguntarnos cuál es el verdadero objetivo de esta reforma. En base a los textos oficiales que legislan estos cambios, los puntos más llamativos son:

{{Créditos ECTS (European Credit Transfer System)}}
(RD 1125/2003 y RD 1393/2007)
El nuevo sistema de créditos propone medir, no ya los resultados académicos, sino el tiempo dedicado al estudio. El sistema hasta ahora vigente equipara un crédito a 10 horas lectivas; los ECTS se traducirán en 25 horas, la mayoría de las cuáles serán de trabajo individual (tiempo que pagaremos en la matrícula), reduciendo al mínimo las horas lectivas. Se estima que la “jornada media” del estudiante será de 40 horas semanales, excluyendo así a todo aquel que necesite simultanear la carrera con el trabajo.

{{“La armonización de los sistemas universitarios”}}
(Capítulos III, IV y V del Real Decreto 1393/2007, BOE núm. 260)

La principal modificación que implica el EEES es que las titulaciones se dividirán en:
o Grados: los antiguos 300 créditos que conformaban las licenciaturas se reducen a 240 ECTS (4 años) en los nuevos grados, eliminando asignaturas y comprimiendo contenidos. Se deja de lado la formación humana y científica por una más práctica, convirtiendo las universidades en centros de formación profesional cuya finalidad sea producir trabajadores con los conocimientos justos para poder jugar el papel flexible que exige el mercado laboral.

o Posgrados: dividido en Segundo Grado (o Máster, que supondrá 60 ó 120 ECTS, 1 ó 2 años) y Tercer Grado (Doctorado, similar al actual, pero tras haber superado el Máster)
o Máster/CAP: el controvertido CAP (Curso de Aptitud Pedagógica), requisito necesario APRA acceder a la profesión de Enseñanza Secundaria, y cuyo coste era de unos 150 a 200 euros, será sustituido por el nuevo Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria, cuyo precio oscilará entre 1500 y 2000 €. Apenas contendrá materia relativa al grado cursado (12 de los 60 ECTS que lo componen), y los estudiantes de carreras cuya principal salida laboral sea la enseñanza secundaria, se verán obligados a elegir entre un Máster que amplíe su formación y este Máster pedagógico que les permita encontrar una salida laboral.

{{Financiación}}

o Pago del grado: según el R.D. 1393/2007 los precios “públicos” han de ir aproximándose al coste real del servicio, de tal modo que sea el alumno el que pague la totalidad de su educación, y no el Estado. Actualmente estamos pagando un 15% en matrícula del coste total de nuestra educación.

o Becas-préstamo: la nueva modalidad de préstamo (con un interés en base al Euríbor más un 0,3% fijo), financiada en parte por empresas privadas, se traducirá en una hipoteca a un máximo de 15 años para los nuevos estudiantes. También supondrá la progresiva desaparición de lo que hoy conocemos como becas.

o Precio del posgrado: el coste de los ECTS de posgrado subirá de 10 a 25,80 €/crédito

o Consejos social: este órgano de gobierno y decisión perteneciente a cada Universidad pretende ser el puente de enlace entre los “intereses de la sociedad” y el ámbito universitario. Su composición viene definida por las leyes de cada comunidad autónoma (ver Ley de la Comunidad de Madrid 12/202, Artículo III) pero en términos generales contará con una mayoría de vocales representantes de grandes empresas, partidos políticos y sindicatos.

{{ANECA y nuevos planes de estudio}}

o La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación será la encargada de decidir los criterios a adoptar a la hora de aprobar o rechazar los nuevos planes de estudio. La falta de transparencia de este organismo impide conocer los intereses que representa.

o Desaparición de carreras: las universidades serán las responsables de diseñar y proponer los planes de estudio que estén más acorde con los recursos e intereses de quienes las patrocinan. Se facilita así el camino hacia la plena adaptación a las necesidades del mercantilismo en detrimento del conocimiento.

o Cambio Ministerial. Ante este importante acercamiento ecuación-mercado, la gestión de las universidades se adscribe al nuevo ministerio de Ciencia e Innovación, cuya ministra era uno de las directivas de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales.